MontajesNacionalNoticiasPolicialPueblo MapucheRepresión PolicialRepresión Política

Duras semanas para el pueblo Mapuche

Los usurpadores estados de Chile y Argentina han continuado sosteniendo su política de represión y civilización forzada para con el pueblo Mapuche, mediante el uso de la fuerza policial, la mutilación espiritual y la cárcel, han insisto en buscar una solución policial al un conflicto político y cultural.

La condena de los Tralcal

Lo anterior se ve reflejado en el Ngulumapu mediante la aplicación de la ley antiterrorista que el día de ayer cayó con todo su peso y aparataje sobre los peñi José Tralcal y Luis Tralcal. Ambos condenados a cadena perpetua mediante la ley antiterrorista, todo esto, mediante el testimonio del peñi José Peralino, relato obtenido bajo apremios y torturas. Peralino también fue condenado a cumplir 5 años de cárcel. Recordemos que esta condena es en el marco del juicio por la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay, del cual ya habían sido absueltos.

El repudio desde el mundo Mapuche ha sido transversal, el llamado es a manifestarse para exigir la nulidad del juicio, instancia que compete a la corte suprema.

Con el transcurrir de las horas han surgido nuevos antecedentes respecto a la condena, como lo señalado por el Centro de investigación y defensa sur, quienes mediante un comunicado público han dado cuenta de la vulneración del derecho a defensa por parte del tribunal de Temuco que dictó sentencia en el caso.

Los precedentes de la corte suprema

La suprema ya cuenta con antecedentes en materia que compete a juicios donde han sido acusados Mapuche, así, por ejemplo, el 2012 anuló el juicio contra los peñi José Levinao y Paulino Levipan, ambos acusados de atentar contra el general de Carabineros Iván Bezlamonovic. Bezlamonovic, tristemente conocido como el general “caza-mapuches” y responsable directo de la muerte del weichafe Jaime Mendoza Collio, fue procesado en 2016 por obstrucción a la justicia.

En la misma dirección el año 2013 anuló el juicio de los peñi Rodrigo Montoya Melinao y Eric Montoya Montoya, acusados de disparar a carabineros y cuya condena había sido dictada para pasar 5 años en la cárcel. Más recientemente, en febrero de este año, se anuló el juicio contra el peñi Victor Mariñan, acusado de porte y tenencia ilegal de armas.

Aun cuando el poder judicial del estado Chileno ha dado claras muestras de un racismo intrínseco, los convenios suscritos en materia legal por el estado, principalmente el 169 de la OIT, obligan a garantizar un debido proceso en relación con el mundo indígena.

Huelgas de hambre en Puelmapu y Ngulumapu

En Puelmapu el lonko Facundo Jones Huala inició una huelga de hambre seca en la cárcel civilizadora de Esquel donde hoy completó 14 días, esto en protesta a la impunidad por la muerte del weichafe Rafael Nahuel y del wenüy Santiago Maldonado, ambos en manos de la policía Argentina. Así también, protesta por el abandono y “awinkamiento” de sectores de la sociedad Mapuche y por una posible extradición a Chile, donde sería sometido y acusado mediante la ley antiterrorista.

Por otra parte, la lucha que ha sostenido el Machi Celestino Córdova para visitar y renovar su rewe, tuvo un nuevo antecedente con el reinicio de su huelga de hambre, que al día de hoy ya cumple 13 días. Gendarmería, nuevamente, le negó la autorización para acudir por 48 horas a su rewe, violando e incumpliendo así, derechos consagrados para los pueblos indígenas en el convenio 169 de la OIT y que Chile tiene suscritos y ratificados desde el año 2009. El Machi Celestino Córdova fue condenado en el caso Luchsinger-Mackay a 18 años de cárcel. Lo anterior no existiendo prueba alguna en su contra.

Fechas dolorosas

El pasado 10 de junio se cumplió un año de la muerte de los weichafe Luis Marileo y Patricio González, para conmemorar dicho evento la comunidad Cacique José Guiñon emitió un comunicado, donde señalan que a un año de este cobarde asesinato aun no hay individuos procesados, considerando que el asesino, el ex uniformado Ignacio Gallegos Pereira, está claramente identificado.

Las señales históricas y políticas

Los gobiernos neoliberales de Chile y Argentina han impulsado una política de cooperación y coordinación política y policial. Esto facilita las extradiciones a los tribunales chilenos que cuentan con leyes que castigan la reivindicación política-territorial-espiritual de manera más categórica.

Los procesos históricos que vivimos en nuestros días tienen muchas semejanzas con la militarización impulsada en la mal llamada pacificación de la Araucanía y la campaña del desierto. Donde existieron tres ejes fundamentales; la militarización del territorio, los intereses económicos y la negación del ser indígena en términos culturas y espirituales.

La invasión del wallmapu en la década de 1860 a ambos lados de la cordillera fue mediante la fuerza, los ejércitos avanzaron por territorio Mapuche buscando someter por la fuerza a una nación libre y soberana, desde aquel y hasta momento nunca han abandonado nuestras tierras. La nación mapuche es una nación ocupada por estados extranjeros hace 170 años, un conflicto relativamente joven. Ambos estados han generado un relato, uno que apunta a la hegemonización cultural y que cae en un negacionismo del ser indígena como un otro distinto, han forjado una falsa identidad, un no reconocimiento como nación. La militarización ha sido un pilar fundamental en aquello, pues a través de la represión y el miedo lograron el repliegue, más no la extinción, del pueblo mapuche. La situación hoy en día, a veces con similar dramatismo, se puedo comparar con la ocupación del territorio palestino por parte del sionismo judío.

Si en el siglo XIX el motivo de la ocupación fueron las fértiles tierras del Wallmapu, hoy en día las forestales pertenecientes a los principales grupos económicos que operan en territorio Mapuche, son quienes cuentan con el respaldo jurídico y operan amparados en el perverso “estado de derecho”, que garantiza la persistencia del sistema capitalista a nivel local desde una arista política, administrada eficientemente por la burocracia y la clase política.

Por último, si en el pasado fue la eliminación física de nuestras autoridades ancestrales, hoy la cárcel cumple dicho fin. Las altas condenas a machi, lonko y weichafe dan cuenta de aquello. El enemigo interno de los estados modernos es este ser diferente, el ser indígena en Latinoamérica, el ser mapuche en Chile y Argentina.

Previous post

Revive el Nütram: Pasado y presente de la espiritualidad Mapuche

Next post

Violento desalojo a Lof Michillanca en Los Molinos

Painen

Painen

1 Comment

  1. Mario Toribio Pavez Astudillo
    junio 14, 2018 at 3:24 am — Responder

    Estoy con el pueblos originarios mapuches y todas las etnias de chile

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *